Chiang Mai visto por la churri

Resulta curioso que todos los que hemos vivido Chiang Mai tengamos esa misma sensación, es difícil explicar… ante la pregunta, ¿Qué tiene Chiang Mai? yo es que oigo Chiang Mai e inmediatamente se me va la sonrisilla y me teletransporto. Me quedo unos instantes en babia con el recuerdo de nuestras vivencias allí… cuando aterrizo y veo al que esta enfrente expectante, contesto algo que me suena precipitado, hueco y en general poco convincente. Al final lo que pasa es que lo que Chiang Mai ofrece es exclusivo para quien ha tenido la suerte de vivirlo (que no visitarlo).Mas allá del atractivo del “choque cultural” Chiang Mai no es una ciudad bonita, en el sentido que se entiende por aquí…

Con un millón de habitantes y en continua actividad, hay contados resquicios de la historia, solo a encontrar en la muralla o en los templos (a contar por decenas). Tampoco es una ciudad atractiva por su modernidad y contrastes como otras en Asia.

Quizás esto es una de las razones de mi enamoramiento: en Chiang Mai lo tradicional se ha modernizado conservando su simplicidad y encanto, en las cosas y en las personas.

Tiene la particularidad de descubrir sus secretos desde su propio corazón, que esconde un encantador pueblecito por el que puedes caminar de día y de noche tranquilamente durante horas sin encontrar a nadie. El pueblo en forma de cuadricula termina en las propias murallas desde las que empieza el desparrame de la continua actividad…se concentran multitud de pequeños negocios y barecitos en un tranquilo barullo de los locales y los extranjeros en absoluta integración.

Los perros, los perros en los templos, los templos, los monjes con los perros y la gente, los tuc tucs de día y de noche, los mercados de día y de noche, los sensacionales curries (verde, rojo, masaman y pa-tong), los cables de la luz, los miles pequeños altarcitos con ofrendas montados en cualquier rincón, los seveneleven 24 horas, las locas mas majos despreocupados, liberados y aceptados, la luz en los ojos de la gente , la eterna sonrisa…El buen rollo permanente.

Cuando vives Chiang Mai, se te resetea algo dentro y mágicamente entras a formar parte de ese buen rollo. De hecho todavía me dura algo. Y antes de contaminarme del todo y llegar al punto de no retorno, yo también me voy.

¿Es Tailandia un país pobre?

Si hacemos una simple comparación numérica de datos estadísticos entre los niveles económicos tailandeses y europeos, la respuesta seria afirmativa.

El asunto es poner las condiciones económicas en un contexto. La renta per cápita de un país es un dato que por sí solo resulta engañoso.

Vaya por delante el ejemplo de los países nórdicos. Aunque tienen mejores cifras económicas que España creo que todos estamos de acuerdo que, en general, no tienen mejor calidad de vida. ¿Qué es calidad de vida? Entiendo que hay estudiar los factores que ayudan a vivir mejor una vez que se tienen las necesidades básicas cubiertas. Un parado esta jodido en Alemania, en Tailandia y en Japón y aunque cada persona tiene sus valores y preferencias hay factores que ayudan de partida a vivir mejor: el clima, la vida social, la situación geográfica de un país, el nivel de libertad, la alimentación, el acceso a la sanidad, la cultura. Ayer me decía mi ex jefe que para él era fundamental la sensación de garantía jurídica de protección de sus derechos.

En cuanto a Tailandia, el desconocimiento general nos lleva a situarlo al nivel de países realmente pobres, y no lo es tanto. Es revelador el dato que proporciona UNICEF sobre las personas que viven bajo el umbral de la pobreza y como se ve el gráfico, Tailandia esta infinitamente mejor que los países a los que a priori la equipararíamos, es mas, el dato es inmejorable. Y personalmente desconfío del dato. Será bajo, pero no creo que sea 0. [Fuente: UNICEF]

Recorriendo el país no tienes la sensación de ver pobreza, aunque hay barrios que no están en las mejores condiciones, nada que ver con lo que ves si caminas por Lima, Bombay o Los Ángeles.

Sánchez Drago, defensor acérrimo de la cultura tailandesa, dice que un buen baremo para medir el nivel de pobreza de un país es la seguridad. Sostiene que hablar de cifras económicas carece de sentido salvo que uno tengo muchísimos datos y seas capaz de realizar un análisis profundo, cosa que por lo general, el viajero no es capaz de hacer. Él dice que un alemán, chino o madrileño, pierde la dignidad cuando no tiene las necesidades cubiertas. Y Tailandia es un país tan seguro como España o Francia. Los que habéis estado me diréis si guardo un recuerdo equivocado, pero no es un sitio que destaque por la gente que ves durmiendo por la calle o pidiendo desesperadamente.

A la pregunta del post. Yo diría que no.