Como me ponen mis sobrinos.

Después de escribir el post sobre mi incidente en la moto, recibí un mail de uno de mis sobrinos.

Empezaba muy cariñoso, qué tal estás? cómo llevas las heridas? cuida con la moto que eres, con diferencia, mi preferido de mis seis tíos, y cosas de ese estilo. Luego me doraba un poco la píldora y para finalizar, será que se encendía conforme escribía el mail, me echaba un rapapolvo al más puro estilo profesor de la época franquista. Vamos, que si me llega a tener a mano me suelta dos collejas. Me mola que el cabrón, 20 años más joven que yo, me eche la bronca por mis faltas de ortografía. Me pone.

Al hilo de esto, quería contar la mezcla de situaciones que uno puede encontrarse en Tailandia. Si a la cantidad de etnias que aquí conviven, se une que cada tailandés ha estudiado hasta donde ha podido, el resultado es sorprendente. Akas, lisus, lajus, karen, monk, tai jai y tailandeses, budistas, cristianos y musulmanes, unos vienen de china, otros de Myanmar, la antigua Birmania, y lo único en común a todos es su afán por sobrevivir. Puedes encontrar tais que no escriben tai, akas que leen y escriben aka y birmano y sólo hablan el tai, lisus que hablan lisu, el lisu es sólo lengua hablada, y tai, tais que hablan chino, y muchos de ellos que hablan inglés aunque pocos lo escriban.

Y cuento esto por dos cosas. La primera es para contar la difícil situación en la que están algunos tais. Si en España es difícil encontrar gente que no sepa leer, en Tailandia no es extraño. Así que en muchas situaciones están perdidos, casi en peor situación que los extranjeros, ya que en muchos sitios los letreros están en los dos idiomas. Se me ocurre, por ejemplo, que el examen teórico de conducir está en los dos idiomas. O la mayoría de las indicaciones de carretera, o muchas de las indicaciones en edificios públicos. Olvídate de internet o de rellenar cualquier formulario.

Es evidente que a nadie le gusta reconocer que no sabe leer, quizás les resulte un poco humillante, así que suele pasar que cuando le das a un tai que no sabe leer, un texto para que te lo lea se produce una situación un poco violenta, y es que a pesar de sus esfuerzos por leerlo, al final tiene que reconocer que no entiende ni pápa.

Anuncios

Trabajando en la nueva empresa

Aquí sigo, hablando con abogados, definiendo el plan de negocio, negociando con mi futura socia, y sobre todo, dándole caña a la web, que tiene que ser la puerta de entrada de mis clientes. Y viajando en busca de hoteles y empresas de servicios. En realidad ya tengo acumulada una experiencia, pues aun sin estar en marcha la web, y gracias al blog, ya he tenido clientes.  También estamos como una aplicación para iPhone, que de salir como esperamos, extenderemos a otras plataformas móviles. Y durante un tiempo tendré que dedicar todos mis esfuerzos al nuevo site por lo que poco podré aparecer por aquí.

Por lo demás, sin muchas novedades. Sigue lloviendo a diario en Chiang Mai, sin ir más lejos, ahora mismo esta cayendo con ganicas, y que cansino es. Al final, me tendré que agenciar un coche. A ver si a partir de mañana despeja un poco porque tengo por delante un mes completito.

...

...

Una nueva forma de viajar

Mi hermano me ha pasado este artículo que reproduzco porque además de parecerme interesante va en la línea de lo que este blog pretende.

Que agencias de viajes podrán sobrevivir a Internet.

Hay quien piensa que solo los analfabetos informáticos, los ancianos y los negados a otras lenguas tienen aún cabida en las agencias de viajes convencionales. Existen datos que parecen darles la razón. Un tercio de aquellas han sucumbido durante los últimos años, el mismo porcentaje de viajeros que ahora compran online.

No se puede negar que Internet es una bendición para los proveedores de servicios individuales, compañías aéreas, hoteles, empresas de alquiler de vehículos, y una losa para los intermediarios. El mundo se ha trasladado a un clic de distancia. ¿Cómo, si no, estar al día sobre la mejor manera de llegar a Trincomalee en Sri Lanka, o cuál es la tarifa media de un taxi en Marrakech?

Modelo ya agotado

El vendedor de viajes tienen las horas contadas, y el vendedor integral, el que ofrece de todo, más, Tanto en sentido estricto como en el figurado, pues debe colocar un producto cada x minutos para ser rentable, y carece de lo que más precisa: tiempo para empaparse como si él fuera a cargar la mochila. Solo así podría orientar, aconsejar, escuchar y redirigir.

La competencia es imponente, y las experiencias digitales, casi palpables. Sin embargo, no solemos saber si seis días de playa en Bali nos parecerán demasiados en Navidades, en pleno monzón, o si tres serán pocos en Masai Mara en agosto, cuando rebosa fauna porque la emigración aún no ha comenzado, y en cambio el Serengueti ofrece su versión secarral. Necesitamos las palabras de quien haya estado allí. A poder ser, un amigo que conozca nuestros gustos. Y si no, al menos alguien que tenga intuición y oídos.
Hemos entrado en la era del consultor de viajes. Los foros son un apoyo, una opción de contrastar, pero sin fiabilidad. Las webs oficiales abruman con un mar de datos. Y los blogs parecen otra plataforma publicitaria. ¿Cómo se da el salto de vendedor a consultor?

Se me ocurren cuatro pasos: súper especialización, excelencia, respuesta sincera e inmediata, y dar la cara cuando vienen mal dadas.

Los dos primeros caminan de la mano. Para sobresalir hay que elegir un solo país, una actividad, un estilo. Ya sea conocer Argentina, dedicarse al surf, la pesca recreativa, las rutas árticas o los cruceros de lujo. Menos es más.

Con Google dando respuestas en 0,38 segundos, un consultor solo tiene horas para contestar…, aunque sea “lo sabré mañana”. Y si la mejor opción es una que no tienes, debes decirlo. Por infrecuente, la respuesta enamora.

Dar la cara

Las reclamaciones se deben atender con tanta prioridad como una venta. Aquí Internet es doble aliada: todos podemos contratar en la red, pero desde Gijón, ¿Cómo le reclamas a un uzbeko la cancelación de tu excursión a Urgench?

Una respuesta positiva y pronta también deja huella en la red.

Y siempre existirán jóvenes y adultos informatizados que, aunque sepan inglés, confíen en la cara que conocen y deseen algo más que unas noches sueltas de hotel, un vuelo barato o comprar una entrada de teatro en Viena.

 

Parece censura y sin embargo lo es

El otro día uno de mis hermanos escribió su primer comentario en el blog. Después de superar la experiencia me decía que lo de moderar los comentarios le sonaba a censura.

Y así es, ejerzo la censura.

En primer lugar para evitar a los aprovechados, que hay más de lo que parece. Tipos que tiene una mierda de blog, muchas veces antiguo y sin actualizar, y que buscan aumentar el numero de visitas poniendo absurdos comentarios acompañados de un enlace a su sitio web.

De estos tengo a uno especialmente enfadado y en ocasiones, imagino que espoleado por el alcohol, escribe para desahogarse. Estuvo en Tailandia hace 10 años. Abrió un blog en el que puso cuatro entradas, la última el 14 de octubre de 2002 y dedica parte de su tiempo a la autopublicidad, quizás con la intención de ganarse la vida con la publicidad del blog.

En segundo lugar para evitar el spam. Aunque WordPress tiene un filtro alguno se cuela.

Y en tercer lugar, aunque no menos importante, es que algunos de mis amigos utilizan los comentarios del blog para comunicarse conmigo por que saben que, al contrario que los mails, el blog suelo chequearlo casi a diario. Y paso de que algunas de mis sucias historias acaben publicadas en el blog.

Del resto de lo comentarios ni quito ni pongo na.

Y ya que estamos aprovecho para puntualizar que la publicidad que leéis en este blog la inserta WordPress. Ellos se lo guisan y ellos se lo comen. El alojamiento del blog y el consumo de recursos es gratuito y ellos ponen la publicidad. Se puede eliminar pagando unos 30$ al año, que aunque no es mucho, paso de pagarlo.

Con buda.

Visas, visados y otras puñetas

Bueno, ya esta hecho.

A partir de ahora la información relativa a las visas y visados la publicare en otro lado y así evito al lector habitual tostones innecesarios. De paso facilito el acceso a la información al que pueda interesarle.

He creado otro blog con toda la información recopilada: VISA PARA TAILANDIA

Trabajando para los demás

Todos utilizamos recursos de otras webs para documentarnos o para completar nuestros post, es una de las gracias de internet.

Yo recurro con frecuencia al Bangkok Post y al The Nation, y utilizo material gráfico de diferentes webs. Aun así, diría que el 95% de lo que publico es cosecha propia. El 5% suelen corresponder a cuestiones técnicas que desconozco. Lo mismo sucede con las fotografías, la gran mayoría son propias. En cualquier caso, cuando utilizo material ajeno procuro indicar la procedencia.

Digo esto porque un amable lector me ha pasado el enlace a un post de otro blog. Y oye, que helado me he quedado.

Post en MundoMeteorología

Mi post: El tsunami del 2004

Nota: Ya he visto que al final del post aparece un link que pone Fuente original. Evidentemente no me parece suficiente.