¿Puede alguien cerrar el puto grifo?

Y eso que estamos en temporada seca.

Aunque la lluvia impide que jueguen con el agua, nada les tira para atrás cuando cae la noche. Y si a mi me corta coger la moto lloviendo o con el suelo mojado, a ellos, a los tais, se la pela. Están más que acostumbrados.

Ayer por la noche todas las zonas de ocio para tailandeses estaban a reventar: restaurantes, bares y discotecas, como en España en nochevieja. Ellas vestidas como para una boda, y ellos, pues como siempre, muy femeninos.

Estuve cenando en Nimanhiman, una de las zonas pijitas de Chiang Mai frecuentada por universitarios y tais con posibles. Un ambiente que nada tiene que ver con el de Loy Krod Road, la zona de bares para extranjeros con chicas de cariño fácil. Las diferencias se extreman si hablamos de discotecas. Por un lado esta Spicy, un antro donde acaban las chicas que apuran su último cartucho para conseguir su “amigo especial” y los extranjeros que no han conseguido con quien pasar la noche, vamos, lo mejor de cada casa. Fabrique es el lado opuesto. Situado en el hall de un gran hotel, los extranjeros pagan entrada salvo que vayan acompañados de un lugareño. Fuera, coches de alta gama. Dentro, varias grandes salas donde los clientes compran las bebidas por botellas. Ellas con trajes de marca, muy al estilo de Vivian Ward en Pretty Woman. Si quieres comer en Spicy, tienes que salirte y comerte una hamburguesa en Mikes, un sitio que no pasa por sus mejores momentos. En la Loney Planet dice que se comen las mejores hamburguesas fuera de EEUU. Yo digo que es uno de los peores sitios de comida dentro de Tailandia. En cambio, en Fabrique, puedes salirte a su terraza, sentarte en uno de sus cómodos sofás y disfrutar de su amplia, buena y cara carta.

Son dos mundos distintos habitados por personas que poco tienen en común. No son los mismos tais, ni los mismos extranjeros. Spicy es el hábitat del turista de paso y del expatriado entrado en años. En cambio, en Fabrique puedes encontrarte con los jóvenes de intercambio o los que trabajan en Chiang Mai como profesores, que no son pocos, principalmente de inglés.

Ir de un sitio a otro es uno de los atractivos de la noche de Chiang Mai.

Retomando el tema del post de anteayer, sigo invadido por las molestas hormigas voladoras. Ahora entiendo el tamaño de pueden alcanzar los geckos y otros animalitos, que aprovechan para ponerse las botas.

Hormigas voladoras

Chico que sorpresa. No sé si ayer me dio un ataque de morriña o que, pero me quedé hasta las 2 de la mañana para ver el Zaragoza-Getafe.

El caso es que la noche estaba bien tranquila y yo viendo el fútbol tan ricamente. Gol de Ponzio, gol de Bertolo, gol de Casquero. Cerca de las cuatro de la mañana, empezaron a entrar hormigas voladoras en mi casa.

Hormigas voladoras

Comienza la batalla y aparecen las primeras bajas

Primero unas pocos y luego a lo bestia. Todas las ventanas de mi casa tienen mosquitera, así que las cabronas entraban por el único sitio posible. Un pequeño espacio que hay en la puerta que da al patio trasero. El que ha estado en Tailandia sabe la cantidad hormigas voladoras que se pueden concentrar aquí en una fuente de luz. Y eso era esa pequeña rendija, una fuente de luz. Y hasta que no puse varias toallas tapando el hueco no dejaron de entrar.

Al cabo de unos minutos, mi salón estaba repleto de hormigas volando, y en el suelo, las alas desprendidas de muchas de ellas.

 

Hormigas voladoras

He ganado mi particular guerra y tengo suelo repleto de alas y hormigas

Una hora después y  por efecto del spray antimosquitos, todas yacían en el suelo. Ahora tengo alitas, y no de pollo, por todos los rincones de mi casa.

Podéis ver de lo que hablo en el vídeo…


Hoy hay restos por toda la casa.

Hormigas voladoras

Restos de las que se quedaron encerradas entre la ventana y la mosquitera

Hormigas voladoras

El desagüe de la ducha

Curioso

Comiendo cucarachas

...

Cucarachas en Warorot Market. Varios de estos ejemplares iban en nuestra bolsa-regalo

Que iluso, pensaba que iba a saltar del asco. Siempre que puedo llevo algún detalle a las chicas del Micasa, un hotel en el centro de Chiang Mai al que llevo a mis visitas. Estuve alojado más de un mes y tenemos una relación muy majeta. Trabajan un montón de horas con un solo día de fiesta a la semana, así que agradecen que les hagan una visita, y si les llevas cualquier detalle mejor.

Esta vez tocaba un detalle con algo de guasa. Esa mañana habíamos estado haciendo entrevistas en varios mercados y siempre comprábamos algo después de las mismas. Así, teníamos fruta extrañísima, lotería y unas asquerosas cucarachas cocidas. Eso si, no cualquier cucaracha, cucaracha de campo, mucho más limpias e higiénicas que las de ciudad, según dicen ellos.

Llevábamos unas pocas en una pequeña bolsita de plástico, junto con su condimento. Y la verdad es que nosotros esperábamos otra reacción.

...

Cucarachas en Mae Melai. Las de abajo a la izquierda, las que llevan una tira elástica roja, son cucarachas macho, más fuertes de sabor y caras que las hembras, las situadas en la parte superior de la foto y sin l

...

Cucarachas en Mae Melai. Cucas macho.

Felicidad

Felicidad

Por fin hemos llegado a Chiang Mai. Y mi pose de sieste es la misma que la del gato

Peleas de gallos

Costó un esfuerzo pero al final las encontramos, incluso llegamos a pensar que era leyenda urbana.

Las peleas de gallos son legales, lo ilegal son las apuestas. Pongo las primeras fotos que corresponden a un entrenamiento. La semana que viene iremos a ver una pelea de verdad.

...

...

...

...

...

...

Porotro lado, sigo sin tiempo para responder correos y contestar comentarios. Aunque la mitad de la expedición ya esta en España, el ritmo diario no decrece.

Empezamos a grabar sobre las 8:30, lo que requiere levantarnos hasta un par de horas antes según sean los desplazamientos, y regresamos a casa tarde y cansados, con las fuerzas justas para planear el día siguiente. Para los que no lo sabéis, mi hermano esta aquí grabando para preparar un documental sobre Tailandia. Guay porque por un lado me obliga a exprimir mis conocimientos sobre el terreno, y guay porque nos obliga a descubrir cosas nuevas. Cuando tenga algo de tiempo, que calculo será unos días después de que él regrese a España, subiré algunos de los videos. Ale, con buda.

Geco

El geco, geko o gecko, es un hermano de las salamandras.

Que majete, escondido entre la ropa

Que majete, escondido entre la ropa

Pequeños lagartos que como sus hermanas, se alimentan de pequeños insectos. Allí donde hay una fuente de luz, hay un geco. No sé si las salamandras emiten sonidos, yo nunca se los he oído, pero los gecos emiten un irritante sonido que varia en función del tamaño.

Pululan por las viviendas como si fueran suyas y son tolerados por comerse a los mosquitos. En mi casa hay apoltronados en todas las habitaciones.

Rápidos y desconfiados.

Parece ser que sus patas son muy estudiadas, por la facilidad con que adhieren a todo tipo de superficies.

Los hay de varios tamaños y con todo tipo de pintas. Los mi casa, y en general los que veo en Tailandia, son de pequeño tamaño.

Este lo fotografíe ayer y es el más grande de cuantos he visto. Tenía como un palpo de largo.

...

...

...

...

...

...

Geco gigante de Madagascar. Foto:http://www.calmadigital.info

Geco gigante de Madagascar. Foto:http://www.calmadigital.info

...

Me miraba de reojo

En esta web podéis escuchar los irritantes sonidos. En concreto, el que más se escucha es el primero, el que llaman Male gecko mating call, y especialmente la parte en la que parece que dice geeeco geeeco.

Es fácil confundir gecos con lagartos de otras especies. Una buena manera puede ser fijarse en las patas.

...

Esto no es un geco

...

Se aprecia la diferencia de las patas con el geco de la foto de arriba