Camino de Bangkok

Con una resaca de consideraciones bíblicas me piro a Bangkok. No sé, pero la última vez que viaje con resaca acabé liándola en el avión… y viajando en primera.

Mira tú por donde que siempre he sostenido que echo pocas cosas de menos. Y resulta que no era verdad. Lo hacia pero no lo sabia. Y la cabrona de Aurora, dicho con todo el cariño del mundo, me ha abierto los ojos. Ahora cuando se vaya si seré consciente de echarla de menos.

Ale, con Buda.

7 pensamientos en “Camino de Bangkok

  1. jajaj no resido en Taiandia pero sigo el blog

    no suelo comentar tampoco pero leerlo lo leo

    cuenta lo de que la líaste en el avión, porfa

    ya q lo has mencionado…

    ajo y agua

    • La anécdota es una tontada, más interesante de vivirla que de contarla. Pero aquí va.

      Sucedió en Argentina. Yo ya llegué con fiebres. Recuerdo, ahora con cariño, mi desesperación al inspeccionar el alojamiento que teníamos reservado. El hostal del fin del mundo se llamaba. Nombre que lo definía a la perfección. Como estaba jodido y con pocas ganas de ostias, llamamos a Pablo, un amigo argentino, para que nos buscara otro alojamiento.

      Al día siguiente, aprovechando los primeros síntomas de recuperación, hice la típica vida de turista. Iba con Gaby, y a los dos nos hacen falta pocas excusas para exprimir la noche hasta sus últimas consecuencias. Y en Buenos Aires la excusa era Pablo. Casi nada. Pablo se comportaba discretamente hasta que su novia se iba para casa y nos dejaba a los tres solos.

      Después de cuatro días intensos de dormir poco, beber todo y no dar tiempo a pasar resacas completas, llegó el día que nos trasladábamos a Ushuaia.

      El vuelo Buenos Aires – Ushuaia eran unas 4 horas si mal no recuerdo. El avión salía temprano y con el madrugón yo no sé si estaba colocado o resacoso. Además, aunque ya no tenia fiebres, seguía con un trancazo considerable.

      En cuanto el avión despegó note extraños movimientos en el interior de mi cabeza. Era como si los mocos se expandieran. Yo entonces no sabia que la presión puede jugarte una mala pasada si estas congestionado. El caso es que cuando el avión llegó a altura de crucero estaba acojonado, tanto que decidí llamar a una azafata. Alcé la mano y mientras ella se dirigía hacia mi pensé como explicar la situación. Encontré varias alternativas y la que me pareció más acertada era decir que me esta creciendo un tumor en la cabeza, y así se lo solté.

      Después de pedir un medico por megafonía, nos dirigieron a primera clase ante la atenta mirada del resto del pasaje. Una vez sentado, dos médicos argentinos se acercaron para atenderme. Siguiendo el protocolo establecido, abrieron el botiquín del avión. No recuerdo que coño me dieron, pero surgió efecto bastante rápido. El que se lo paso teta fue Gaby, que a lo tonto hizo casi todo el trayecto en primera.

  2. Si, ya sabes que solo hay que desmayarse un poco, decirle a tu compañero de avion que no sientes la mitad de la cabeza, que digan por megafonía si hay algun medico a bordo … y a viajar en primera !!

    Esto del alcohol te pone sensiblero, a ver si van a descubrir que tienes tu corazoncito.

    Y cuidadin por Bangkok, he leido que ha ganado las elecciones la Takshin, asi que jaleo seguro

  3. ohhhhh!!!!! yo quiero probar el truco de la cabeza por la mitad….jejeje! nadita de jaleo; calma chicha, por el momento…Ya estoy en CM, después de 4 días NON-STOPING. En Kanchanaburi he ido a unas cascadas cerca del santuario donde el evento de reforestación y me encantaron; no hay nada mejor que darse un banito en unas frescas aguas de río, con sus amplias pozas. cREO QUE es el parque natural de ERWAN O algo así. Desde mi punto de vista, digno de mención para tu blog🙂 Se ven algunos monos, salvajillos, aunque no tanto como los de LOpburi que, aunque no he visitado, me consta que roban hasta las cámaras de los turistas y, hablando de turistas,no sé si es gracioso o medio desagradable ver las hordas de rusos que se bajan del autobus YA EN BIKINI -ellos y ellas- no sé si vienen ya en bikini desde que se montan en el avión, pero no me extranaría y parece que también les encanta ocupar toda la orilla del río para dejarse picotear las durezas de los pies por los pececillos, y no tan ILLOS, que se te pegan como ventosas….Gracioso y agradable paseo. y kO-samet, de locura como siempre: marchita y buen rollete taimaicano en la playita: mola, sí senor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s