Última semana de campaña electoral

El próximo día 3 de julio se celebran elecciones en Tailandia. Esta la cosa revuelta. Desde que empezó la campaña electoral, se han cargado ya a cuatro candidatos.

La cosa tiene su miga. Además del actual primer ministro, se presenta la hermana de Thaksin, el ex primer ministro acusado de corrupción, entre otras cosas, que esta auto exhiliado.

Por hacer un resumen de la situación, diríamos que por un lado esta el partido en el poder, con Abhisit Vejjajiva a la cabeza. A este le apoyan los camisas amarillas, los monárquicos y el ejército. Por otro lado esta Thaksin, que como no puede presentarse nombró candidata a su hermana, Yingluck Shinawatra. A Thaksin le apoyan los camisas rojas.

Los camisas rojas fueron los que hace un año, mas o menos, se manifestaron para pedir elecciones generales, al entender, como así fue, que el gobierno actual había salido de un golpe de estado, y por tanto, ostentaba el poder de manera ilegitima.

Una de las preguntas que la gente se hace es que pasara cuando Thaksin si su hermana gana las elecciones. Todos han reaccionado adelantándose a los acontecimientos. La hermana ya ha mencionado un posible perdón para todos los presos políticos. El gobierno actual ha dicho que la vuelta de Thaksin no seria bien recibida por millones de tailandeses. Y el ejercito, parte fundamental en estas cuestiones, ha dicho, a través de su general más importante, que el pueblo tiene que votar “a las buenas personas”, añadiendo, “Les pido reflexionar para preservar nuestro país y la monarquía y para escoger a la gente buena para dirigir nuestra nación”. Y otra frase preocupante “Si dejan desarrollarse las elecciones de la misma manera, obtendrán el mismo resultado”.

Aquí dejo integro un artículo de urgente24.com

Elecciones en Tailandia entre la belleza y la sangre

Un político tailandés fue asesinado este jueves (16/06) por disparos de unos desconocidos al noreste de Bangkok, en un ataque relacionado con los comicios del próximo 3/07, lo que supone la primera muerte por ese motivo desde el comienzo de la campaña electoral, informa Terra.

La víctima, identificada como Subhan Jirapanwanich y hermano de una candidata al Parlamento por el partido Bhum Jai Thai (Del orgullo tailandés), recibió varios disparos a quemarropa en una calle de la localidad de Lopburi, indicó la Policía.

En el mismo ataque llevado a cabo por desconocidos que huyeron tras disparar a sus víctimas, resultaron heridos la esposa y el secretario del político, quien presidía la Comisión Administrativa de Lopburi, a unos 150 kilómetros al noreste de la capital.

La violencia por motivos políticos ha sido habitual en elecciones previas celebradas en Tailandia sobre todo fuera de Bangkok y donde es mayor la rivalidad entre los candidatos que presentan los diferentes partidos.

Además, estas elecciones tendrán lugar mientras el país continua profundamente dividido en el ámbito político y están aún frescas las heridas sociales causadas por los violentos disturbios, que entre marzo y mayo del año pasado causaron 91 muertos y casi 1.900 heridos.

La brecha política es consecuencia del golpe militar de 2006, que depuso al entonces primer ministro Thaksin Shinawatra, quien desde el exilio maneja los hilos del opositor Partido Puea Thai, al que algunos sondeos dan como favorito.

Tailandia está gobernada desde diciembre por una coalición encabezada por el Partido Demócrata capitaneado por el primer ministro, Abhisit Vejjajiva.

La campaña electoral comenzó a mediados del pasado mayo.

En el día de ayer (15/05), e todopoderoso jefe del ejército tailandés, que prometió respetar los resultados de las legislativas del 3/07, invitó a los electores a escoger a “las buenas personas”, en un ataque dirigido a la oposición.

En una entrevista con dos canales de televisión del ejército, Prayut Chan-O-Cha pidió al país no votar como en los comicios anteriores, ganados por el campo de Thaksin Shinawatra, exprimer ministro en el exilio y enemigo jurado del ejército.

“Si dejan desarrollarse las elecciones de la misma manera, obtendrán el mismo resultado”, declaró el oficial de uniforme. “Les pido reflexionar para preservar nuestro país y la monarquía y para escoger a la gente buena para dirigir nuestra nación”, dijo.

Estas declaraciones son interpretadas como un claro respaldo -aunque no explícito- al Partido Demócrata del primer ministro Abhisit Vejjajiva, en el poder desde fin de 2008 con el respaldo de los militares, después de decisiones de justicia favorables y tras cambiar alianzas parlamentarias.

Los Demócratas, que no han ganado una sola elección en casi 20 años, y el Puea Thai (‘Para los tailandeses’), de Yingluck Shinawatra, hermana de Thaksin y primera tailandesa en postularse al cargo de primera ministra, encabezan los pronósticos para estos comicios.

Thaksin, la figura a la vez más popular y más detestada del país, fue derrocada por un golpe de Estado en 2006. Numerosos expertos y miembros de la oposición afirman que temen un nuevo golpe si Yingluck gana los comicios como lo pronostican los sondeos.

Estas elecciones son consideradas como esenciales para sacar el reino de la inestabilidad crónica en la que está sumido desde el golpe.

En 2010, unos 100.000 ‘camisas rojas’, manifestantes antigubernamentales, que reclamaban la dimisión del gobierno y elecciones anticipadas, ocuparon las calles de Bangkok durante más de 2 eses entre marzo y mayo. Esta crisis, la más grave de la Tailandia moderna, dejó más de 90 muertos y 1.900 heridos.

Yingluck Shinawatra

Cuando se anunció a principios de mayo que el partido de la oposición de Tailandia, Pheu Thai, había recogido a joven, desconocida y sin experiencia política hermana de Thaksin Shinawatra, para ser candidata a primer ministro, algunos lo consideran una broma, una idea extraña, incluso dentro del mismo partido.

A un mes vista, la movida parece una genialidad política, dice The Economist. Yingluck ha tomado la campaña por las astas y ha generado el suficiente entusiasmo para construir una ventaja en las encuestas sobre el titular del Partido Demócrata, liderado por el primer ministro Abhisit Vejjajiva. Todavía faltan más de 2 semanas para las elecciones, pero si mantiene su ritmo actual, es difícil imaginar que el Partido Demócrata arañe el camino que lo lleve a achicar diferencias.

¿Cómo lo ha logrado Yingluck? Por supuesto, ser la hermana menor de Thaksin le da el reconocimiento instantáneo entre los votantes. El exprimer ministro derrocado en el golpe de Estado del 2006 vive por estos días en un exilio autoimpuesto en Dubai. Continua siendo el líder no oficial del partido y escogió a su hermana para dirigir la campaña porque podía contar con su lealtad. Yingluck, por lo tanto tiene, ya tiene el enlace necesario con la base del Pheu Thai, incluidos muchos de los “camisas rojas”. Yingluck no es solo “un clon”. Cuanta con atributos y cualidades propias.

Para empezar, ella no es la ingenua política que parece ser. Aunque a los 44 años de edad nunca ha ocupado un cargo público, proviene de una familia muy politizada: su padre era diputado de Chiang Mai, su ciudad natal en el noroeste, y su hermano fue primer ministro. Estudió ciencias políticas en Tailandia y administración pública en una universidad estadounidense. La política, afirman sus amigos, está en su sangre.

Por otra parte, aunque podría ser relativamente nueva en el juego, ella se ha rodeado de un equipo muy experimentado de hombres con vasta experiencia en las campañas de su hermano. Así, su muy atractiva frescura propia de la juventud encuentra su equilibrio con la astucia y pragmatismo de las experiencias pasadas. Todo esto se refleja en cada apretón de manos o sonrisa que da la candidata, Como la primer mujer en postularse a primer ministro de Tailandia, la movilización del electorado femenino se descuenta. Sumado a su uso proactivo de Facebook, la juventud y el progresismo parecieran acompañarla también.

Para colmo, la candidata es muy bella y cuenta con una gran sonrisa, que es precisamente el tipo de cosas que los editores de periódicos buscar para alegrar su portada todas las mañanas.

El Partido Demócrata se queja de que es sólo un circo, que en realidad ella no es más que un peso ligero y no calificada para dirigir el país. Lo cual, por supuesto, bien puede ser cierto, pero se pierde el punto por completo. Ella es la perfecta candidata en términos de los principios políticos del siglo 21: un producto hermoso para los medios de comunicación modernos: telegénica, carismática y muy fácil para que los votantes se relacionen con ella. Su discurso de campaña es corto y al grano: políticas económicas populistas que todos puedan recordar (computadoras para alumnos, aumento del salario mínimo, etc.), y luego de nuevo a mirar la cámara.

Incluso el ejército, el enemigo principal de su hermano mayor, parece estar tomando en serio la perspectiva de un gobierno de Yingluck. En ese contexto es que el General Chan instó a la gente a votar por “buenas personas”. El ejército, por supuesto, organizó el golpe de Estado contra Thaksin en 2006 y participe del actual gobierno. Yingluck se ha comprometido a ser conciliadora con el Ejército.

Sin embargo, ganar las elecciones será una cosa pero, al parecer, formar gobierno será otra muy distinta. Aunque los encantos de medusa…

3 pensamientos en “Última semana de campaña electoral

  1. Es muy interesante, Karlitos

    Una pregunta, ¿podrías transmitir cuál es la opinión general en la calle?

    ¿Cuáles son los pronósticos “no oficiales”?

    ¿Y q hay del resto de asesinatos? En el artículo de urgente24 apenas se dice nada

    Si no es molestia, claro

    • Pues mira, me alegro que me hagas esa pregunta. Y no, no puedo decirte cual es la opinión general de la calle. Lo que si puedo hacer es darte algunas pinceladas.

      Yo vivo en Chiang Mai, en el norte de Tailandia. Ciudad de natal de la familia Takshin y feudo de los camisas rojas. Si pregunto a tailandeses de las clases bajas, la respuesta suele ser mayoritariamente que van a votar a al hermanisima. Si pregunto a los que tienen pelas la respuesta es la contraria. Sólo en una ocasión, una chica me dijo que no tenía pensado votar ni a unos ni a otros. Entiéndeme, tampoco es que haya hecho una macroencuesta. A los unos les da igual la corrupción de Takshin, y sólo recuerdan sus políticas populistas, y los otros remarcan su corrupción y que ordenó cepillarse a un montón de personas relacionadas con el tráfico de drogas. ¿Cuántos hay de unos y cuantos de otros? Aquí parece claro que muchos más taksianos.

      En cuanto a las encuestas, yo sólo leo el Bangkok Post y el The Nation, los dos periódicos que se publican en inglés. Esto es como si en España sólo lees El País. Tendrás información, pero no toda la información. En el caso de Tailandia con un agravante más, porque leer los dos periódicos en inglés equivaldría a leer sólo la Razón y el ABC. La tele no la veo. Si procuro informarme a través de agencias de prensa extranjeras, como Reuters, AFP, y demás.

      Si preguntas a los extranjeros que llevan aquí más tiempo que yo, y que pueden hacer una lectura más certera de lo que va a ocurrir descubrirás que tampoco se ponen de acuerdo. Unos dicen que ganara la hermana, que permitirá la vuelta de Takshin y que los militares volverán a dar un golpe de estado. Otros dicen que si ni siquiera van a permitir que gane, amañando las elecciones. Y no son pocos los que creen que después de las elecciones volverá a liarse parda, gane quien gane, pierda quien pierda.

      Respecto a los asesinatos, el artículo que publiqué era de hace unos días, por lo que sólo mencionaba el primer asesinato. Lo elegí porque hacia un esbozo de la situación general ante las elecciones.

      Mi opinión personal, que no debes tener muy en cuenta, es que la lógica indica que tiene que ganar la hermana de Takshin, al que apoyan las clases bajas y que son mayoría en el país, y que los militares y el actual partido en el poder harán lo que puedan para impedir que gobierne.

  2. Creo que el termino camisas amarillas y camisas rojas surgió en el 2006, cuando las clases más acomodadas, normalmente de Bangkok, y clases altas, tomaron los aeropuertos en protesta contra la política del por entonces primer ministro Takshin. Usaron el amarillo como muestra de apoyo a la monarquía, institución que decían corría peligro por la política de Takshin.

    Esas manifestaciones se hicieron con la connivencia del ejército, verdadero poder en Tailandia. De hecho desembocó en el golpe de estado que permitió la llegada al poder del actual primer ministro Abhisit Vejjajiva. Abhisit Vejjajiva es el líder del Partido Demócrata, que curiosamente nunca ha ganado unas elecciones.

    Por esas manifestaciones, que hicieron flaco favor a la imagen del país y provocaron incalculables pérdidas económicas, nadie ha sido juzgado. No se pidieron responsabilidades, algo de lo que se quejaban los camisas rojas, que para unos si y para otros no.

    En cuanto al apoyo a la monarquía no noto una diferencia en función de las clases sociales, por lo que no me parece un buen argumento esgrimir que los Camisas Rojas querían acabar con la Monarquía. En lo que coincide mucha gente es que el Rey es el único capaz de contener las aguas y mantener cierta unidad.

    Volviendo a tu pregunta, no sé como estaban distribuidos los partidos políticos antes de las revueltas de 2006 y de que surgieran los camisas amarillas y los camisas rojas, lo que si sé es que para que un golpe de estado triunfe tiene que estar el ejercito detrás. Y otro dato: el Partido Demócrata nunca gano unas elecciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s