Comiendo cucarachas

...

Cucarachas en Warorot Market. Varios de estos ejemplares iban en nuestra bolsa-regalo

Que iluso, pensaba que iba a saltar del asco. Siempre que puedo llevo algún detalle a las chicas del Micasa, un hotel en el centro de Chiang Mai al que llevo a mis visitas. Estuve alojado más de un mes y tenemos una relación muy majeta. Trabajan un montón de horas con un solo día de fiesta a la semana, así que agradecen que les hagan una visita, y si les llevas cualquier detalle mejor.

Esta vez tocaba un detalle con algo de guasa. Esa mañana habíamos estado haciendo entrevistas en varios mercados y siempre comprábamos algo después de las mismas. Así, teníamos fruta extrañísima, lotería y unas asquerosas cucarachas cocidas. Eso si, no cualquier cucaracha, cucaracha de campo, mucho más limpias e higiénicas que las de ciudad, según dicen ellos.

Llevábamos unas pocas en una pequeña bolsita de plástico, junto con su condimento. Y la verdad es que nosotros esperábamos otra reacción.

...

Cucarachas en Mae Melai. Las de abajo a la izquierda, las que llevan una tira elástica roja, son cucarachas macho, más fuertes de sabor y caras que las hembras, las situadas en la parte superior de la foto y sin l

...

Cucarachas en Mae Melai. Cucas macho.

24 pensamientos en “Comiendo cucarachas

  1. la cuestion de las culturas,en colombia preparan hormigas colonas fritas y es un manjar,tambien comemos carne de vaca,y para los hindus esto seria una cochinada,en francia el caballo es apetecido,en el sur de colombia se come el curi(conejillo de indias)y aqui se chupan los dedos,igual uno nunca sabe que come cuando cena en la calle,buen provecho.

    • Jajaja, me ha gustado el final, muy apropiado.
      Efectivamente es una cuestión cultural, lo que no quita que personalmente las cucarachas me den un asco enorme, tanto como los caracoles, las ostras o los mejillones que comemos en España.

  2. Y yo que quería probar de todo….. después de lo visto con esto no me atrevo (¡qué asco!). ¡Y qué risas! ¡pobre moza!. Carlitos, creo que te toca compensarle por el mal trago con otro regalo ¿no?.
    Besicos.

  3. Sí, todos sabemos que es cuestión cultural, pero hay que tener en cuenta la procedencia de una gamba y de una cucaracha, no hay comparación!!! Claro, que esto daría conversación para rato, hablamos de los caracoles???

    • Tú lo dices ¿y los caracoles?
      Respecto a las cucarachas, aquí sólo se comen las de campo, que dicen son mucho más limpias. Y anda que no nos comemos nosotros muchos animales procedentes del campo. De todas formas, en el fondo estoy contigo, mucho hambre tengo que pasar para chupar una cucaracha.
      Besetes.

  4. Claro que es cultural, eso nadie lo discute, lo que ocurre es que yo no soy capaz de llevarle la contraria a los 46 años de “cultura” que me persiguen… Prejuicios? Pues sí, los asumo, pelearía contra ellos por algo importante, pero por una cuestión como comer cucarachas no voy a sufrir…

  5. Igual soy indiscreta, pero Carlos, si a ella no le gusta el queso!! Tú crees que conseguirás, lo qué? jajaja, lo tienes claro…

  6. Así que comiendo cucarachas. ¡Curiosa afición! Me parece que esa “costumbre cultural” proviene de no tener otra cosa mejor para comer. Por mi parte, si me dan a elegir, prefiero el chateaubriand

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s