Una nueva forma de viajar

Mi hermano me ha pasado este artículo que reproduzco porque además de parecerme interesante va en la línea de lo que este blog pretende.

Que agencias de viajes podrán sobrevivir a Internet.

Hay quien piensa que solo los analfabetos informáticos, los ancianos y los negados a otras lenguas tienen aún cabida en las agencias de viajes convencionales. Existen datos que parecen darles la razón. Un tercio de aquellas han sucumbido durante los últimos años, el mismo porcentaje de viajeros que ahora compran online.

No se puede negar que Internet es una bendición para los proveedores de servicios individuales, compañías aéreas, hoteles, empresas de alquiler de vehículos, y una losa para los intermediarios. El mundo se ha trasladado a un clic de distancia. ¿Cómo, si no, estar al día sobre la mejor manera de llegar a Trincomalee en Sri Lanka, o cuál es la tarifa media de un taxi en Marrakech?

Modelo ya agotado

El vendedor de viajes tienen las horas contadas, y el vendedor integral, el que ofrece de todo, más, Tanto en sentido estricto como en el figurado, pues debe colocar un producto cada x minutos para ser rentable, y carece de lo que más precisa: tiempo para empaparse como si él fuera a cargar la mochila. Solo así podría orientar, aconsejar, escuchar y redirigir.

La competencia es imponente, y las experiencias digitales, casi palpables. Sin embargo, no solemos saber si seis días de playa en Bali nos parecerán demasiados en Navidades, en pleno monzón, o si tres serán pocos en Masai Mara en agosto, cuando rebosa fauna porque la emigración aún no ha comenzado, y en cambio el Serengueti ofrece su versión secarral. Necesitamos las palabras de quien haya estado allí. A poder ser, un amigo que conozca nuestros gustos. Y si no, al menos alguien que tenga intuición y oídos.
Hemos entrado en la era del consultor de viajes. Los foros son un apoyo, una opción de contrastar, pero sin fiabilidad. Las webs oficiales abruman con un mar de datos. Y los blogs parecen otra plataforma publicitaria. ¿Cómo se da el salto de vendedor a consultor?

Se me ocurren cuatro pasos: súper especialización, excelencia, respuesta sincera e inmediata, y dar la cara cuando vienen mal dadas.

Los dos primeros caminan de la mano. Para sobresalir hay que elegir un solo país, una actividad, un estilo. Ya sea conocer Argentina, dedicarse al surf, la pesca recreativa, las rutas árticas o los cruceros de lujo. Menos es más.

Con Google dando respuestas en 0,38 segundos, un consultor solo tiene horas para contestar…, aunque sea “lo sabré mañana”. Y si la mejor opción es una que no tienes, debes decirlo. Por infrecuente, la respuesta enamora.

Dar la cara

Las reclamaciones se deben atender con tanta prioridad como una venta. Aquí Internet es doble aliada: todos podemos contratar en la red, pero desde Gijón, ¿Cómo le reclamas a un uzbeko la cancelación de tu excursión a Urgench?

Una respuesta positiva y pronta también deja huella en la red.

Y siempre existirán jóvenes y adultos informatizados que, aunque sepan inglés, confíen en la cara que conocen y deseen algo más que unas noches sueltas de hotel, un vuelo barato o comprar una entrada de teatro en Viena.

 

Anuncios

3 pensamientos en “Una nueva forma de viajar

    • El artículo esta firmado por Iñigo krug, fotógrafo y guía de viajes alternativos, y publicado en los cuadernos de viajes de la revista Altair

  1. Pingback: 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4… « Carlitopolis en Tailandia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s