Buddha Park en Vientiane

...

Impresionante vista desde la manzana gigante

...

...

Fue construido en 1958 junto al río Mekong, por Bunlua Sulilat, un tailandés que integro el hinduismo y el budismo. Así, surgen inexplicables figuras que combinan rasgos de ambas religiones. El enorme buda reclinado, de 40 metros de largo, de su interior es hoy venerado por la población local.

Conocido como el Buddha Park, Xiengkuane Buddha Park o Xieng Khuan (espíritu de la ciudad), se ha convertido en un importante sitio turístico, y contiene más de un centenar de estatuas.

Quizás sea, junto con el White Temple, de los sitios más extraños relacionados con el budismo, causado por la mezcla del budismo con el hinduismo. Hay esculturas de dioses, de personas, animales, demonios y figuras irreconocibles, algunas realmente tétricas.

Al entrar te topas con una construcción con forma de manzana gigante, hueca en su interior. Representa el infierno, la tierra y el cielo. Los turistas pueden entrar en su interior a través de lo que parece ser la boca de un demonio. En la parte superior hay una especie de terraza desde la que se tiene una bonita vista de todo el parque.

El parque está situado cerca de Thadeua del pueblo, a unos 25 km al este de Vientiane, y cerca del Puente de la Amistad.

En coche se tarda una hora aproximadamente desde el centro de Vientiane.

Hay que pagar por entrar, 5.000 kips, no llega a un euro, y un pequeño añadido si llevas cámara de fotos o de video.

Merece la pena.

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

El símbolo comunista acompaña siempre a la bandera nacional

Mañana más fotos

Anuncios

3 pensamientos en “Buddha Park en Vientiane

    • Jajaja, no puedo quejarme. Recuerda que Asía te espera, aunque sea previo paso por Argentina. Grandes países.

      No viene al caso, pero me acuerdo de una anécdota que me apetece contar.

      En Argentina estuve 21 días. Fui con Gaby, gran compañero de viajes. La anécdota es que en uno de los vuelos yo iba no sé si con resaca o directamente borracho. Nada más comenzar el ascenso, note como algo se hacia más y más en mi cabeza. Hasta el punto de decirle a una de las azafatas que me estaba creciendo un tumor en la cabeza. Nos pasaron a primera clase, a Gaby también, mientras escuchábamos por megafonia eso de “si hay algún medico a bordo”.
      Varios médicos acudieron en mi ayuda, y tras abrir el botiquín del avión, me proporcionaron no recuerdo qué pero que resultó efectivo. Por lo menos hicimos el resto del viaje en primera.

      Un abrazo majo.

  1. Ese parque me enrrolla, me alucina, y me sulibeya. Me parece un sitio divino de la muerte para ir puesto de lisérgico. Te lo juro por el cesped que pisa el caballito de Ralph Lauren. Esto es lo primero que escribo en el ordenador tras mi operación LASIK para corregir la miopía, así que si hay signos raros los quitas, jeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s