Después de la tempestad

En general ha sido una noche tranquila con brotes esporádicos de violencia. Todavía se suceden los saqueos, especialmente en la capital.

Así como antes de ayer, desde mi casa, pude oír mucho tráfico durante el toque de queda, ayer casi no se oía ruido.

Ayer, otros tres importantes líderes de los camisas rojas anunciaron su rendición a la policía y las detenciones masivas se produjeron en todo el país, principalmente en Bangkok, en el norte y en el noreste.

Uno de los tres rendidos es especialmente importante: Veera Musigapong.

Veera dijo después de su entrega que estaba triste por lo sucedido en los últimos días y lo consideró “una tragedia”. Hizo un llamamiento a los camisas rojas para que se adhieran a los medios pacíficos y no violentos para luchar por su causa.

“Entiendo que lo que pasó durante los últimos días puede provocar que los camisas rojas estén enojados y molestos. Me gustaría decirle a la gente que la ira no permite tener paz y la democracia no puede ser creada por venganza y con prejuicios “, dijo.

La policía y el ejército continúan buscando a dos de los líderes de la rama más dura: Arisman Pongruangrong y Atthawong Suporn, que siguen en libertad.

La policía esta cerrando las estaciones de radio de los camisas rojas que no lo habían hecho voluntariamente. Todavía algunas llaman a la resistencia.

En Bangkok el ejército y la policía siguen buscando, y encontrando, armas y municiones, mientras se organiza la vuelta a casa de los camisas rojas desplazados del norte y noreste del país.

Llega la hora de hacer balance y de recuperar la normalidad.

El titular del diario Bangkok Post es muy significativo: La nación esta de luto.

El balance desde el jueves es de 56 muertes y más de 400 heridos, algunos de los cuales pasaran a engrosar la lista de muertos.

36 edificios han sido incendiados en Bangkok, aunque sólo CentralWorl ha llegado al colapso. CentralWorl era el centro comercial más grande Bangkok y el segundo más grande de asía. Los daños en los edificios son graves porque los bomberos no pudieron entrar en las zonas más peligrosas hasta que la situación estaba controlada. Además, en el noreste, cuatro ayuntamientos fueron también incendiados.

Se ha empezado a restablecer la electricidad en algunas zonas de Bangkok y tanto los servicios de limpieza como los ciudadanos se afanan en limpiar las calles y viviendas.

La prensa informa de algunos problemas de abastecimiento y que algunos supermercados han tenido que reducir el horario de apertura. Yo fui ayer a comprar y lo único raro es que en los 7 eleven no quedaba pan. Del resto de productos compré lo que quise.

El turismo es uno de los sectores más afectados. 150 rutas de avión han sido canceladas y muchos de los vuelos que llegan lo hacen semivacíos. Japón Airlines ha reducido ya la frecuencia de sus vuelos. Hoy hay en Tailandia entre un 60 y un 70% menos de turistas que en las mismas fechas de otros años. En Chiang Mai es evidente el descenso de turistas.

El futuro

El Gobierno y el Centro para Resolución de Emergencias todavía esperan represalias de los camisas rojas más radicales. Hoy viernes todavía hay toque de queda en 23 provincias.

El Gobierno ha creado una lisa de empresas y personas con las que no se pueden tener transacciones económicas. Se supone que son las que han ayudado a financiar y organizar las protestas.

En un artículo de opinión, un periodista local decía que las imágenes de Bangkok se parecían sorprendentemente a las del 11 de septiembre en New York. La diferencia era que si ese día sirvió para unir más al pueblo americano, ricos y pobres, en Bangkok estos días han servido para abrir más brecha entre las clases sociales tailandesas. Circula un video por youtube en el que se ve a un grupo de camisas rojas aplaudir cuando ven que el CentralWorld se viene a bajo.

Preguntas sin respuesta

Vuelvo a poner de nuevo las declaraciones de uno de los principales lideres de los camisas rojas: “Entiendo que lo que pasó durante los últimos días puede provocar que las camisas rojas estén enojados y molestos. Me gustaría decirle a la gente que la ira no permite tener paz y la democracia no puede ser creada por venganza y con prejuicios”.

Si yo fuera camisa roja estaría un poco confuso.

Este señor y otros de sus líderes rendidos de repente, llevaban dos meses subidos a un escenario pidiendo a sus seguidos una entrega total, incluso de la vida si era necesario.

Dos meses de arengas, dos meses de convencer a la masa que era la lucha por el todo. Dos meses de rechazar las propuestas del gobierno y las conversaciones de paz porque eran insuficientes. Dos meses de sacrificio, de tensión, dos meses en los que los muertos y los heridos se sucedían de manera constante. Dos meses de lucha de las clases más desfavorecidas. Dos meses de lucha por la democracia, por la igualdad.

Dos meses en los que el tono verbal de este y el resto de los lideres era muy beligerante contra el gobierno.

¿Cómo no van a quemar ahora contenedores? No hablo de los radicales, no hablo de los que sólo han ido a Bangkok a destruir, no hablo de los profesionales de la violencia, me refiero al pobre campesino que se ha tirado dos meses alejado de su familia, pasando calor, miedo, tensión, convencido de que luchaba por unos ideales, por el futuro de sus hijos, que ha visto morir compañeros, que tiene amigos en los hospitales, ¿Cómo tiene que sentirse ahora? Este campesino al que sus líderes le dijeron hace sólo unos días que la última propuesta de paz de Gobierno era insuficiente, que escuchó decir a uno de sus lideres que “iba a ser la mayor masacre televisada de la historia”.

Evidentemente la rendición y que acabe esta barbarie es una buena noticia. Pero, estos líderes que arrastraban a miles y miles de personas, ¿no lo podían haber hecho de otra manera?

Menos mal que el Gobierno ha permitido que los camisas rojas no violentos volvieran a sus casas.

2 pensamientos en “Después de la tempestad

  1. ¿y que piensas que ha podido pasar con esos lideres para que hayan dado ese cambio tan drastico y contundente? ¿a que se puede deber? ¿que razon han dado ellos?

    • Para mi es la pregunta del millón, ¿Por qué de repente una rendición incondicional? ¿Fue realmente incondicional o pactaron algo? Y el momento tampoco era el mas apropiado.
      Esperemos que acaben dando explicaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s