Que me mudo

Ya lo dije, no me importan bichos que me dan asco, o los que me dan miedo, lo que no soportaré son los que además de asco, me dan miedo. Y cuando lo dije estaba pensando en arañas, no se me paso por la cabeza que un día, al coger una camiseta, iba a salirme un asqueroso…

...

...

Pues eso, que me cambio de residencia. Estos bichos me dan miedo y asco. Y para colmo de males, cerca de esta criatura había una cucaracha de un considerable tamaño. Las cucarachas me recuerdan a la familia Bardem: son un montón, están por todas partes, siempre tienen de comer y siempre se están quejando: que si los actores no comen, que si las subvenciones, que si el cine americano, eso si, cuando optan a un scar, acude toda la familia como las… cucarachas.

14 pensamientos en “Que me mudo

  1. Haces muy bien Carlos. Ya has durado demasiado en ese antro!!! Aunque esa residencia nos ha dado momentos estelares, el vídeo de la caza de la serpiente (y la caza de serpientes en diferentes sitios de Zaragoza)y ese ratoncito tan mono dando saltitos, o la caza de moscas con el matamoscas eléctrico. Tu integridad física está por encima de nuestro divertimento. Ya encontrarás algo entretenido que enseñar o contar. Y sino tranquilo, que yo al menos seguiré tus pasos…

    Jajaja, menuda comparación, que exagerado eres!!. Yo no soporto las cucarachas, y menos las de un tamaño considerable. Sin embargo, podría estar al lado de cualquiera de los Barbem sin tener que echar a correr, gritar o que se me pongan los pelos de punta. Supongo, ya que nunca he estado tan cerca de uno de ellos.

    Besos

    • Si, hasta aquí he llegado. No quiero ni pensar lo que será esta casa cuando lleguen las lluvias y los bichos se multipliquen.

      Igual si que es un poco exagerada pero es que no puedo con ellos, concretamente con la madre.
      Besos

    • Jejeje, por supuesto. Menudo susto me dio el cabrito. Pensaba que estaba muerto y por eso acerqué tanto la cámara para hacer la foto. Luego cuando le di un empujoncito con la raqueta el cabrón se puso a correr y se escondió en una toalla. Y después de salta repetidas veces sobre la toalla acabé con él con la raqueta.

  2. A mi me tienen que traer con los pies por delante, porque me quedo muerta en el sitio!
    Y con las cucarachas, ni considerables ni diminutas, no puedooor!

    Cambiate ya! Ese antro no es digno de ti…, nosotros te seguiremos alla donde dejes caer tus huesos.

  3. ¿no le falta la cabeza al bicho?…
    No se si te comente lo que nos pasó a La Churri y a mi en R.Dominicana, pero ahí va… Durmiendo placidamente La Churri noto cierto movimiento por su cara, y más concretamente por la boca. Se levantó de un salto y encendió la luz. En la cama no estabamos solos. Se había unido a la fiesta una cucaracha del tamaño de un león, que al ser sorprendida se quedo paralizada mirandome a los ojos fijamente, y muy cerca. Que susto y que asco. La batalla duró casi una hora y aún habiendo pisado dos veces al bicho, consigió escapar por la terraza.
    Así que ya sabes, duerme con la boca cerrada.

  4. Pingback: Como la Presley « Carlitopolis en Tailandia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s