De turismo y prostitución. 2ª parte: Los karaokes

Una vez acotado el tema de conversación creo que ya no es necesario seguir utilizando el termino “responsable”. A partir de ahora, todos a follar.

Prostitución, sexo a cambio de dinero, entre adultos y de manera consentida. Aquí, como en el resto del mundo, existe. Y personalmente, me parece cojonudo. Cada uno es muy libre de hacer con su cuerpo lo que le plazca, incluso aunque no le plazca, como puede ser tirarse desde un octavo piso. Por cierto, acabo de leer en elmundo.es que una suicida, en Málaga, se ha tirado desde un octavo piso. No se ha matado porque los árboles y una pobre transeúnte han frenado y amortiguado el golpe. La transeúnte, una mujer mayor, ha muerto como consecuencia del golpe. Bueno, pues eso, allá cada cual lo que haga con su cuerpo.

En Tailandia hay prostitución a lo occidental. Buscas, comparas, pagas y follas. Incluso hay garitos igual de sórdidos y tétricos, con poca iluminación, escasa limpieza y una espantosa decoración. Vamos, puterio tradicional.

Bangkok esta plagado de estos sitios. Eso si, dos cosas diferencian los locales de aquí a los de allí. En la mayoría de ellos puedes tomarte una copa sin que las putas invadan tu espacio vital constantemente. Aquí no se acerca ni dios a no ser que tú hagas un gesto que indique lo contrario. La otra diferencia son las sonrisas. Aquí sonríen hasta las putas.

Fuera de Bangkok, por lo que yo conozco, la prostitución se juega de otra forma. Aquí, en Chiang Mai, todavía no he visto un local de ese estilo. Los hay, pero con otro estilo.

Karaokes. Yo recomiendo a todo el que visite Tailandia que tome una copita en un karaoke y si es fuera de Bangkok, mucho mejor. Los karaokes son locales con muchas pequeñas habitaciones en las que habitualmente hay una gran tele, un ordenador, unos potentes altavoces y varios cómodos sillones. En algunos hay también bar.

Lo primero que hace el cliente es seleccionar su o sus chicas. Si hay bar, la selección se hace en el propio bar. En caso contrario, una vez en la habitación, las candidatas se presentan frente a ti con sus mejores sonrisas y tú eliges la o las que quieres.

El gasto mínimo es el alquiler de la habitación, unos 200 baht/hora, la comisión para la jefa, otros 200 baht, lo que cobra la chica, 200 baht por cada unay hora, la bebida del cliente y una copa para cada chica. En cuanto a tú bebida, en la mayoría no se puede tomar sólo un whisky, o vodka, hay que comprar la botella entera y luego ir pidiendo hielo y el refresco que desees conforme necesites. Al finalizar la sesión te llevas a casa lo que sobre. Yo tengo en mi casa 4 botellas de whyski a medias. Este es el gasto mínimo. Si eres más esplendido y te rindes a los encantos de tu chica, es más que probable que acabes pagando más copas para ella y algo de comer.

Las chicas suelen ser jóvenes. Yo habré preguntado a unas cuantas y van desde los 18 hasta los 25. Una aclaración. Tengo tanta información porque frecuento uno que esta cerca de mi casa. Es uno de los últimos garitos de Chiang Mai en cerrar y perfecto para la ultima copa. Además, tiene un gran bar.

¿Qué se hace en un karaoke? Pues puedes tocar, sólo tocar. En los karaokes no se folla, incluso es difícil que la chica acceda a ir contigo a tu hotel. Por cierto, las chicas de los karaokes tienen fama de difíciles y están una categoría por encima que el resto de las trabajadoras del sexo. En definitiva, lo máximo que te puedes llevar de un karaoke es un calentón de puta madre.

Lo surrealista de los karaokes, y por lo que recomiendo su visita, es lo ocurre cuando te quedas a solas con tu chica. Ella se pone a cantar como si fuera uno de los tres tenores, por lo general, música tai. Si ella ve que no tienes iniciativa, hará lo posible por que participes de la actividad. Se sentará encima tuyo, te mirará intentado ser sensual e incluso, me ha pasado, cogerá una de tus manos y se la pondrá en una teta. Todo este proceso se anima con la continua presencia del camarero preguntando si quieres algo más, y de la jefa, preguntando si todo esta correcto. Si eres generoso, esto puede aderezarse con comida de por medio y encontrarte con que tu chica esta cantando, mientras le tocas una teta, a la vez que come patatas fritas, o fideos en el peor de los casos, mientras el camarero te ofrece una cocacola o la jefa te pregunta si quieres que entre otra chica que casualmente acaba de terminar un servicio. Vamos, que por 1000 baht, 20 €, puedes sentirte como en el camarote de los hermanos marx, pero con tetas de por medio.

Es habitual ver entrar a clientes con dos, tres o más chicas, o una chica con más de un cliente. Es mi próxima misión, entrar con varias. También pasa a veces que ellas rechacen a un cliente y éste tenga que elegir otra. En cuanto a que son difíciles sólo puedo aportar un dato. Mariano, un argentino que conocí aquí, en Chiang Mai, llego a ofrecer a dos de ellas 10.000 baht por ir a su hotel y ambas le dijeron que nones. Y ojo, que 10.000 baht aquí es un fortunón.

Próximo capítulo: De turismo y prostitución. 3ª parte: La calle como centro de negocios.

Un detalle. Si el preservativo hay que usarlo en todas las partes del mundo, en Tailandia, cuando utilizas estos servicios, con mucha más razón. Según datos de ONUSIDA, en 2007, Tailandia era uno de los países con mayor población con SIDA por habitante, calculando que eran 610.000 personas.

Sé que es obvio pero nunca esta de más decirlo.

7 pensamientos en “De turismo y prostitución. 2ª parte: Los karaokes

  1. A mi ciertamente me pareció muy surrealista y no veo donde esta la gracia al tema de que una chica te esté cantando mientras come (comida) y la gente va entrando y saliendo del karaoke.

    Tampoco entiendo porque son una especie de nivel superior al resto de prostitutas

    Veo que quieres hablar de la calle, pero tambien hay muuuucho bares, que NO son prostíbulos, pero en los que las camareras se van contigo solo sabiendo que eres “falang” (extranjero). Se nos ofrecieron varias veces y NUNCA pidieron ni insinuaron nada a cambio… No les dimos tiempo ? No se, es una zona oscura, no sé si son putas (profesionales) o no … Quiero creer que no tal como lo vemos aqui.

    • Si, quiero hablar de la calle y quiero hablar de los bares de los que hablas. El problema es que me faltan palabras. En tailandés hay por lo menos cinco palabras para definir estos trabajos y se aplican dependiendo de varias cosas. En occidente siempre hablamos de prostitución.

      Dentro de todas las posibilidades que tienen las chicas, el más valorado es el de los karaokes. Principalmente porque pueden elegir los clientes, las chicas pueden decir no y rechazar al que no les agrade. En teoría las más guapas y deseadas son las que trabajan en los karaokes pero ojo, según los criterios estéticos tailandeses. No hay que olvidar que los karaokes están creados principalmente para asiáticos. Fíjate que el rollo de que canten a los occidentales nos la pela, a nosotros dos nos parece surrealista, sin embargo a ellos les pone. El color de la piel es otro importante baremo. A nosotros nos resultan más exóticas si están morenitas y a los tais les gustan blanquitas.

      Tienes razón en cuanto que es una zona oscura. Como decía al principio para ellos no están oscura porque tienen términos para diferenciar lo que hacen

      Respecto al dinero, lo normal es no hablar de ello. Se sobreentiende que el cliente corre con los gastos de la juerga nocturna y que al final le dará a la chica una propina/regalo/contraprestación, llámalo como quieras, y es el propio cliente el que fija la cantidad.

      Ya dije en el anterior post que una cosa es la prostitución pura y dura y otra cosa es lo que ocurre en estos locales, o en la calle. Es una relación no solamente económica. Para empezar, lo normal, es que las chicas puedan decir que no. Tampoco es habitual follar a los diez minutos. Antes, tiene que crearse cierto feeling entre ambos. En realidad, yo creo que la clave del asunto es aquí se folla más. Los tais follan más y los turistas también. El sexo forma parte de sus vidas como el comer o el beber y no le dan tantas vueltas como en occidente. Bajo el punto de vista de los tais, el cliente paga por tener una relación. Y en esa relación hay de todo. Hablan, beben, comen, bailan y pueden acabar follando. Para ellas el sexo no es la parte principal de la relación. Sin embargo, los turistas que vienen en busca de sexo creen que el resto de los pasos previos son necesarios para acabar follando. Y ojo, tú puedes invitar a la chica a copas, y a cenar, pero si ella no le mola puede dejarte en la puerta de tu hotel con dos palmos de narices.

      Y como dices, este tipo de relación ocurre también con las tais que no trabajan en este tipo de bares. Puedes entablar una conversación con una tai normal y si hay feeling acabar follando. En realidad, como en occidente. ¿Cuál es la diferencia? Que aquí el sexo se lo toman con más naturalidad.

      No sé si decía en el post que el rollo karaoke me resultaba gracioso pero desde luego me lo parece. Que a los tais les ponga que una cante, teniendo en cuenta cómo cantan, es de lo más chocante. Y que puedan ponerse en una habitación en la que no para de entrar y salir gente también me parece chocante. En realidad, me resultaba gracioso porque en el fondo ellos lo ven como una forma de sexo, sexo en público. El cliente esta de alguna manera practicando sexo y lo hace a la vista de un montón de gente sin cortase un pelo. Lo que a ellos les pone, a mi me parece surrealista y gracioso.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s