De turismo responsable y prostitución. 1ª parte

Antes de entrar al detalle de lo que aquí ocurre quiero aclarar algunas cosas. Los términos occidentales no se pueden aplicar a situaciones no occidentales. Muchas de las palabras castellanas que nosotros usamos, y a las que asignamos un claro e inequívoco significado, en tailandés ni siquiera se conjugan. Y al revés también ocurre. Hay palabras en tai que no tienen traducción en castellano.

Tampoco me apetece hacer una disertación moral sobre la prostitución o las costumbres locales. Hablar sobre los elefantes o los niños que piden por la calle, en este sentido, es más fácil, ya que ambas situaciones se producen por la presencia cada vez mayor de turistas. Ambas situaciones son recientes en la historia de Tailandia por lo que se puede hablar de ellas sin temor a criticar estilos de vida o ancestrales formas de pensar. Todos los clientes de los elefantes y niños de la calle, todos, son turistas.

El asunto de la prostitución es diferente porque existe desde hace mucho más tiempo, igual que en el resto del mundo, y forma parte de la cultura tailandesa de una manera u otra. Es verdad que la presencia de turistas ha favorecido el negocio, y es innegable que el turismo sexual es una realidad. Por eso, antes de entrar en el tema, prefiero matizar algunas cosas.

Definiciones según la Real Academia Española:

Prostitución:
1. f. Acción y efecto de prostituir.
2. f. Actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras personas, a cambio de dinero.

Prostituto, ta:
1. m. y f. Persona que mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero.

Proxeneta:
1. com. Persona que obtiene beneficios de la prostitución de otra persona.

Pedofilia.
1. f. paidofilia.

Paidofilia.
1. f. Atracción erótica o sexual que una persona adulta siente hacia niños o adolescentes.

Pederastia.
1. f. Abuso sexual cometido con niños.
2. f. sodomía.

Sodomía.
1. f. Práctica del coito anal.

Me da igual el país, me da igual Tailandia que España que Marruecos que Finlandia, la pedofilia y al pederasta hay que perseguirlo y castigarlo sin ningún tipo de piedad. También me da igual que el país sea más o menos permisivo, bajo mi punto de vista, el “abuso sexual cometido con niños” no tiene justificación ni en Tailandia ni en España ni en Marruecos ni en Finlandia.

ACTUALIZO: Como bien puntualiza en un comentario El Padrino, no hay que perseguir al pedófilo sino al que practica la pedofilia.

En Tailandia la prostitución es ilegal aunque la ley apenas se aplique. Claro que es difícil luchar contra la que algunas fuentes citan como tercera fuente de ingresos del país. También es ilegal el tráfico de seres humanos. Según el Ministerio de Asuntos Exteriores español, si la victima es menor de 15 años las penas van de 8 a 15 años de prisión y la multa de 3.200€ a 6.000€. Desconozco el grado de aplicación de la ley en este caso.

Respecto a la prostitución, no tengo nada que objetar siempre que se practique libremente y por decisión propia. Al igual que a los pederastias, habría que perseguir y encarcelar a los proxenetas, sean familiares, mafias o desconocidos.

Y por último, vayamos con el termino clave: “Prostitución”. Recordemos, según la RAE: “Actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras personas, a cambio de dinero.” Y prostituta: “Persona que mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero.”.

Pues nos vamos a quedar con la prostitución y los prostitutos y prostitutas. De esto y de las otras relaciones especiales, por llamarlo de alguna manera, que se pueden encontrar en Tailandia es de lo que hablaré en la segunda parte. Del resto no lo creo necesario. Yo y entiendo que todos los lectores del blog, eso espero, tenemos una posición clara e intransigente al respecto, por lo que creo del todo innecesario decir que no hay que tener sexo con menores, adolescentes, o adultos que se vean forzados a ello.

7 pensamientos en “De turismo responsable y prostitución. 1ª parte

  1. Que existe desde hace muchííísimo tiempo, igual que en el resto del mundo, es sabido por todos, pero cuando dices que forma parte de la “cultura” tailandesa, me ha sonado raro. Algo así no puede formar parte de la cultura de ningún país del mundo. Supongo que mas bien, forma parte de la “miseria” de este y de tantos otros países. Sólo hay que ver que el “turismo” sexual existe en los países donde mas problemas económicos hay. Eso sin entrar en que en países como Tailandia, además del turismo sexual, hay “turistas” (por llamarlos de alguna manera), yo los llamaría CERDOS DEMENTES, que van exclusivamente a eso, a saciar sus mas bajos instintos. En Tailandia mientras tengan demanda de este clase de individuos, habrá prostitución, prostitutas, proxenetas, niños y niñas, cada vez mas pequeños, obligados a hacer algo que estoy segura no quieren hacer. Tu lo contabas en tu anterior viaje a Tailandia, que cuando pedíais que os llevaran a tomar una cervecita, siempre os acabavan llevando a estar con niñas. A mi se me ponían los pelos de punto, sólo de pensar que un cerdo de esos pudiera estar con niñas como mi hija. BUAGGG!!!!

    Cultura es lo que falta en estos países para terminar con esto. Mas escolarización y que realmente se persigan y castiguen estas cosas…

    Bueno, qué tal estás, ya estás mas animadico?

    Un besico

    • Jajajaja, veo que también te enfada el tema.

      Quiero diferenciar tres cosas. Prostitución, el trafico de seres de humanos, en este caso para prostituirlos y pederastia, porque creo que son cosas diferentes.

      La prostitución, entre adultos, consentida, forma parte de la cultura tailandesa como lo hace de la española, o como la pena de muerte forma parte de la cultura americana, o de la nuestra lo hacen los toros, la envidia, el aceite de oliva, o de la mía el whisky o la campana de los perdidos. Y respecto a la cultura, no creo que exista cultura buena o cultura mala, sobretodo porque ¿Quién juzga lo que es mala o buena cultura? No no, no quiero acabar siendo como esos “culturetas” que se juntan para decidir que necesita o que es bueno para el pueblo.

      Por eso puse primero ese post, para dejar claro que no es mi intención juzgar a los tailandeses, ni su cultura, ni su forma de entender la vida. Lo único que pretendo es contar otro tipo de relación entre prostitutas y clientes, muy diferente a lo que en occidente estamos acostumbrados. Aquí, hay un tipo de prostitución que es más que un intercambio sexual económico.

      Y esos que llamas cerdos dementes también han existido siempre. Estoy de acuerdo contigo, lo hay que hacer es acabar con el cliente. Mientras existan clientes, habrá gente con problemas económicos dispuestos a satisfacer la demanda. Podemos “culturizar” todo lo que queramos a esta gente, pero con eso, no comen.

      Desde aquí lo tienen muy complicado para luchar contra la prostitución, sea o no infantil. Tailandia no es un país rico, no es pobre como sus vecinos pero la renta per capita es mucho más baja que en occidente y el turismo genera un parte importante del producto interior bruto, así que, ¿Quién tiene pelotas para meter mano al asunto atacando una de las principales fuentes de ingresos del país?

      La globalización ha permitido que viajar a Tailandia en busca de niños o adolescentes sea mucho más sencillo, pero también permite a la Interpol trabajar más y mejor y la existencia de muchas ongs que luchan contra la prostitución infantil, aún así es muy complicado pillar a los cerdos. En dos ocasiones he visto a dos adultos con grandes cámaras y objetivos, hacer fotos a niños y niñas desde la distancia y, o bien estaban haciendo un catálogo de moda infantil, o bien se estaban haciendo su propio book.

      Por eso, en la segunda parte de mi post, únicamente hablaré de prostitución entre adultos y consentida. Y quería dejarlo claro para que nadie malinterprete mis palabras porque básicamente, no tengo nada en contra de ese tipo de prostitución.

  2. Espero que tanta investigación la hagas en inglés y así amortices el gasto que debes de tener, físico, moral y pecuniario.

    Una matización, al pedófilo no hay que perseguirlo sin piedad. Hay que perseguir al que practica la pedofilia, o al pederassta que viene a ser lo mismo. Me explico, a un violador (de mujeres adultas, por ejemplo) no se le persigue porque le gusten las mujeres sino por la agresión. Si a uno le gustan los niños, debe ser capaz de contener esa inclinación, y no hay excusa para que no lo haga. Pero hay que suponer que esa atracción no es voluntaria (del mismo modo que el resto de las filias sexuales). A un caníbal, de igual manera, sólo hay que perseguirlo si practica su afición (y si está cerca, intentar desanimarlo antes de que lo haga, por ejemplo poniendo cara de estar uno algo correoso).

    Respecto a los elefantes, hay en el mundo mucho más bestialismo del que aparece en la superfie.

    • El Padrino, ni más ni menos, que aunque no sea el mío, no deja de ser el Padrino. Buena matización. Efectivamente el pedófilo bastante tiene con lo que tiene.

      Jajaja, tengo que practicar esa cara porque tengo entendido que hay por aquí alguna tribu que estaría gustosa de hincar el diente a mi prominente barriga. No sé, por saber si sé de que tipo de cara hablas, ¿podría ser una cara tipo De la Vega? No, no, esa parece más seca que correosa. Pensaré en ello.

  3. Bueno yo creo que estos casos, como dices son muy claros. Que susto, crei que ibas a poner una foto de un hombrizo asqueroso con un niño y una cruz roja de “no hacerlo” !

    Me espero a la segunda parte donde creo que la gente va a alucinar un poco con el tipo de relaciones que hay en Tailandia.

    Me adelanto diciendo que para mi existe en Tailandia una fina y difusa linea entre la puta de calle (por decision propia)o cualquier tia que te echa un polvo a cambio de una cena.

  4. Carlitos: Deja ya lo de la vega. Muchos hombres estarían dispuestos a que les diese unos cachetes con la fusta mientras vistiese botas de cuero charolado. A los pediatras que los castren. Ni olvido ni perdón.

    • Es superior a mis fuerzas. Mi fijación con De la Vega y con la Bardem debe ser por alguna mierda que arrastre de mi infancia. Eso si, hay un matiz. A la primera la respeto profesionalmente y la segunda es que simplemente no la trago. No a su familia tampoco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s