Mistol, Bo, el antifaz y otras tontadas

Domingo, día del señor, y que yo voy a emplearlo en contar alguna tontada.

Llevo aquí unos 20 días. Había hecho tres amistades y una de ellas se va. Vuelve a Inglaterra. Aquí quedan Juan y Mistol, que lo llamo así porque es su nombre es impronunciable y porque va siempre relimpio. Pues Mistol se va. Y oye, que lo voy a echar de menos y no sé muy bien la razón. Al fin y al cabo, nuestra comunicación era más bien escasita. Le habré cogido cariño. Igual es porque se avergonzaba de sus compatriotas. Quizás era porque me recordaba a un amigo de Zaragoza que siempre cuenta las mismas aburridas historias. Eso si, con una diferencia. El de allí por cansino y el de aquí porque falta de entendimiento. El caso es que ya puedo borrar uno de los cinco teléfonos de mi móvil tailandés.

Bo. My name is Bo. Resulta que Carlos es complejo de pronunciar para los tais. Dicen Carros. Así que decidí renombrarme. Le pedí a una amable tailandesa que me buscara un nombre corto y fácil de recordar y que pegara con mi personalidad. A mi favor diré que era tarde y había consumido un poco de alcohol. Me propuso Bo, que significa loco. Así que my name is Bo.

¿Ot tailandes?

¿Ot tailandes?

Adoran los karaokes. Aprovecha cualquier oportunidad para poner uno. Grandes y pequeños. Hoy he ido de compras. Tenia que comprarme una tijera que me permita recortarme la barba con comodidad. Por supuesto he vuelto con varias cosas pero sin la tejera. Eso si, me he comprado un antifaz para suplir la falta de cortinas. Pues en el centro comercial había un grupo cantando. Bueno, cantar cantar, no cantaban. Era playback, así que sólo bailaban, bueno, bailar bailar, no sé yo. Era mas bien una demostración de juventud, “Mirad viejos del mundo, somos jóvenes y podemos doblarnos como queramos”. Y debía ser del estilo de OT por la cantidad de niñas que había observando y sobretodo ¡¡gritando como poseas!! Poquito surrealista.

Situación. Estas en Tailandia. Conoces a un grupo de gente y te invita a una fiesta. Pues si te dan a elegir, nunca nunca nunca te encargues de la música. Elige la bebida, o la comida, o los globos, pero nunca, la música.

Antes he hablado de mi antifaz. Estaba en el súper. Llevaba un rato buscando las tijeras sin éxito y mi reserva de paciencia de supermercado estaba llegando a su fin. Antes de ponerme histérico he corrido hacia la caja registradora y un pasillo antes de llegar, he visto de reojo un antifaz. Rápido y sin pensarlo dos veces he cogido uno, “Perfecto, no tengo las tijeras pero podré dormir hasta las tantas sin la molestia del sol.”

Pues los cojones. Que no era un antifaz.

Mi antifaz para proteger el espejo retrovisor

Mi antifaz para proteger el espejo retrovisor

Sobre la conducción: Si cabe, se meterá, sino cabe, se quedará en medio.

Sobre el picante: Si es susceptible de picar… picará

Y se acabo este prescindible y absurdo post.

Anuncios

3 pensamientos en “Mistol, Bo, el antifaz y otras tontadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s