Ole ole ole

Por fin, no sé cuantas horas después, bueno si lo sé, 53 horas después estoy ya en el hotel, el Mandala House. Es barato, esta en buen sitio, tiene nevera, por supuesto aire acondicionado y lo mejor, wifi gratuito y con una conexión más que aceptable en la habitación.

Eso si, hace un calor de mil demonios.

Después de la ducha que me he pegado y de matar cuatro mosquitos, voy a tumbarme un rato porque estoy reventid, God, ¿Se decía así?

Queda por ver lo que durará la aventura, pero ahora puedo decir y digo que casi soy el hombre más feliz del mundo. Muchas veces haces planes de este tipo pero pocas puedes llevarlos a cabo. Feliz, muy feliz, casi tanto como cansado.

Y con una Singha fría en la mano y con vuestro permiso, me la tomo por Fran y la Churri.

Besos a todos.

Y me alegro de que participéis en el blog, me hace sentir acompañado. Oye, jamás pensé que diría algo así.

2 pensamientos en “Ole ole ole

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s